¿Himno, poema, melodía o algo más?

Poco importa, el caso es que pocas veces en la historia se ha dado el caso de que una melodía sea reconocída en cualquier parte del mundo y encarne tantos valores e ideales como el Himno a la alegría.

El Himno a la alegría nace en 1785 como poema de la mano del alemán Friedrich Von Schiller, hombre de letras (poeta, historiador, filósofo y dramaturgo) encuadrado dentro del Clasicismo de Weimar junto con Ghoete. Su nombre original fué el de Oda a la Libertad pero fué censurado y cambiado por el de Oda a la alegría (An die Freude).

El espíritu del poema, inspiró a un joven Beethoven tan solo 39 años después el cual presentó en el teatro de la Corte Imperial de Viena su famosa Novena Sinfonía, en cuyo movimiento final incluyó la Oda a la Alegría para coro y solitas. El músico compartía los ideales del poeta asi que inspirado por él incluyó un fragmento del poema en la Novena Una tradución aproximada del alemán sería:




Alegría, Luz Divina,
del Elíseo dulce lar,
inflamados alleguemos
Diosa, a tu celeste altar.
Une otra vez tu hechizo
a quienes separó el rigor.
Fraterniza el orbe entero
de tus alas al calor.

Coro

A quien el azar ha dado
verdadera amistad,
quien consorte dulce halla,
ha sin par felicidad.
¡En la redondez terrena
suya un alma invocar!
¡A quien no le fuera dado
sumiríase en pesar!

Coro

En el seno de Natura
alegría liba el ser,
su florida vía sigue
males, bienes, por doquier.
Besos, vides, fiel amigo
hasta el morir nos dio;
el deleite, a los gusanos;
y al querube, un gran Dios.

Cual los soles en su vía
magna, juntos! oh! marchad!
y como héroes disfrutad
dicha, triunfos y felicidad!

Abrazaos, oh! millones!
Beso de la Humanidad!
Brinda celestial bondad
Padre a tu séquito sin par
Os postráis, oh! juntos
Ante el Creador Eterno
Busca en el azur, y reina
Sobre el plano etéreo.


El genio de Beethoven terminó eclipsando la figura de Friedrich Von Schiller y su Novena Sinfonía terminó convirtiendose en algo que atravesó las fronteras y el tiempo hasta nuestros días.

La Novena y la Oda resurgieron con fuerza durante los años 70.
El testigo lo tomó primero un granadino, el rockero Miguel Rios, que hizo en 1969, la que quizás sea la mejor versión de la Novena, reescribiendo la letra.



Unos pocos años después, en 1972, el Consejo de Europa, organismo internacional bajo el que se agrupan casi todos los estados europeos, pide al famoso director austriaco Herbert Von Karajan, unos arreglos para piano, viento y orquesta sinfónica y el 19 de Mayo de 1985, la Unión Europea (no confundir con el Consejo de Europa), adopta la versión de Karajan como Himno Europeo



Los ideales de Friederich Von Schiller de libertad y hermandad, son adoptados como el ideal al que aspira Europa; "no pretende reemplazar los himnos nacionales de los Estados miembros sino celebrar los valores que todos ellos comparten y su unidad en la diversidad." (Portal web de la UE)

El tema no quedará, ahí. Este relanzamiento de la obra de Schiller y Beethoven en los 70 y 80 dará lugar a nuevas versiones que han llevado al Himno a la alegría a categorías como el pop, el heavy o incluso el rap.

El grupo Riojano Tierra Santa (por el que servidor tiene debilidad) versionó instrumentalmente el Himno en su album del 2006 "Mejor Morir en Pié"



Entre otra de las versiones podemos destacar la del grupo estadounidense Odin´s Court, donde el himno vuelve a traspasar ya no solo fronteras sino continentes.



Por último, la obra de Schiller y Beethoven ha dado el salto de la radio a la pequeña pantalla, con múltiples versiones como la más actual para Cruzcampo



O versiones humoristicas de la mano de los teleñecos:

1 utópicos pasaron por aqui:

Felicidades, una recopilación que ilustra, espero que logre sensibilizar a todos de buscar y luchar por la hermandad, que ayudara a librar las batallas contra los opresores de la libertad.
Javier Cruz Torrez

12 de febrero de 2013, 2:41:00 GMT+1  

Entrada más reciente Entrada antigua Página principal

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Blogger Template by Blogcrowds